cristosalva.me logo
Somos una voz que clama en la internet: ¡Enderezad el camino del Señor!

La blasfemia contra el Espíritu Santo.

Marcos 3:28-30
printer icon



El Juicio final Miguel Angel
El Juicio Final.
por Miguel Anguel. Capilla Sixtina.
     Jesús advirtió a los fariseos que la blasfemia contra el Espíritu Santo era imperdonable, porque ellos habían dicho que el exorcismo de demonios que Jesús hacia estaba hecho por el espíritu de Satanás, Marcos 3:22. Esta narración que encontramos en Marcos 3:28-30, Mateo 12:31-32, y Lucas 12:10 tiene un final irónico. La ironía está en que son los escribas, fariseos, y sacerdotes los que ultimadamente cometieron blasfemia al acusar a Jesús ( Mateo 26:65 ), quien no conocio pecado ( 2 Corintios 5:21 ). Y no solo lo acusaron, sino también lo mataron al colgarlo en un madero, Hechos 2:36. El elemento irónico es que ellos rechazaron a Jesús y el Espíritu de Dios tratando de proteger las prácticas y tradiciones religiosas que tenían como objetivo acercarlos a Dios.

La blasfemia

La blasfemia es condenada a muerte como podernos ver en Levítico 24:10-16 en donde la ordenanza es dada de manera explícita y la orden es ejecutada también de manera explícita en Levítico 24:23. La blasfemia ilustrada en Levítico 24, no tiene perdón. De manera que cuando los escriban y fariseos dicen que Jesús blasfema ( Mateo 9:3, 26:65, Marcos 2:7, 14:64, Lucas 5:21, Juan 10:33 ), ellos también tienen en mente Levítico 24. Para los judíos la paga del pecado de blasfemia era muerte física, tal como mataron a Esteban a pedradas ( Hechos 7:58-59 ). Pero Jesús enseña que la paga por blasfemar contra el Espíritu de Dios, (es decir contra Dios mismo) no es muerte física, sino condenación eterna, Marcos 3:29. Dicha enseñanza presenta ciertas preguntas difíciles, ¿Puede un verdadero cristiano cometer el pecado imperdonable? ¿Se puede perder la salvación? Entre otras.

El pecado imperdonable

La blasfemia contra el Espíritu Santo consiste en reusar reconocer que el ministerio de Jesús es de Dios y atribuir la obra a Satanás.1 Andrew Knowles comenta que "el decir que la obra de Dios es la obra de Satanás es una mentira escandalosa y una blasfemia terrible. Es imperdonable."2 Bob Utley agrega que el pecado imperdonable no es un rechazo de Dios a causa de algún acto o palabra, sino el continuo rechazo de Dios en Cristo por personas incrédulas.3 Incrédulos de los cuales también muchos asisten a las iglesias y trabajan en ellas para sí.

Un mensaje para mi vida hoy

El pueblo de Israel rechazo al Hijo de Dios y Dios no los juzgo inmediatamente, Lucas 23:34 . En el día de Pentecostés muchos creyeron, Hechos 2:41. Jesús mismo dice que las palabras contra el Hijo del Hombre serán perdonadas, Lucas 12:10. Esto es evidente cuando el creyente en Dios peca por ignorancia ( Hechos 3:17, 1 Timoteo 1:13 ). Pero la persona que peca voluntariamente al haber recibido conocimiento de la verdad ( Hebreos 10:26-27 ) no es creyente, ni miembro del cuerpo de Cristo. Sino que acarrea condenación para sí mismo(a), Juan 3:18-19, 1 Juan 3:10. El creyente es el que cree y se arrepiente, Marcos 1:15. El creyente se despoja del pecado que nos asedia y pone sus ojos en Jesús ( Hebreos 12:1-2 ). Si la salvación no se pierde, ¡vivamos como si fuera posible perderla!

James I. Packer nos dice: "Los cristianos que temen que puedan haber cometido el pecado imperdonable demuestran por su misma preocupación que no lo han hecho. Las personas que lo han cometido no tienen remordimiento y viven sin preocupación alguna. De hecho, generalmente son indiferentes de lo que han hecho y el destino que les espera".4

Bibliografia

1Church, C. L. (1998). Mark. In D. S. Dockery (Ed.), Holman concise Bible commentary (D. S. Dockery, Ed.) (432). Nashville, TN: Broadman & Holman Publishers.
2Knowles, A. (2001), The Bible guide (1st Augsburg books ed.) (450). Minneapolis, MN: Augsburg.
3Utley, R. J. D. (2000). Vol. Volume 2: The Gospel According to Peter: Mark and I & II Peter. Study Guide Commentary Series (46). Marshall, Texas; Bible Lessons International
4Packer, J. I. (1993). Concise theology: A guide to historic Christian beliefs. Wheaton, IL; Tyndale House.