cristosalva.me logo
Somos una voz que clama en la internet: ¡Enderezad el camino del Señor!

La parábola del sembrador y la buena tierra.

San Marcos 4:1-9
printer icon



Crecimiento en la parabola del sembrador.
Crecimiento en la parabola del sembrador.
     La parábola del sembrador es una de las parábolas más conocidas e importantes en los evangelios de San Mateo 13:1-9, San Marcos 4:1-9 y San Lucas 8:4-8. La siembra ilustra el anuncio de las buenas nuevas de salvación en Cristo Jesús. Las buenas nuevas son anunciadas a los diferentes corazones de la gente. Algunos corazones son duros, algunos son poco profundos, otros están sobre poblados con otras cosas, más otros están abiertos y dispuestos para recibir la palabra.1 En esta ocasión, nos enfocaremos en uno de los temas importantes de esta parábola: La buena tierra y el ciclo de vida del creyente en Cristo Jesús. Este ciclo es descrito por nuestro Señor en San Marcos 4:8 y nos sirve a nosotros como guía de lo que el Señor espera de nosotros.


El sembrador, la semilla, y la tierra.

Jesús explica que la semilla es la Palabra de Dios ( San Lucas 8:11 ), y la tierra representa a los corazones de las personas que escuchan la Palabra de Dios ( San Mateo 13:19 ), pero ¿Quién es el sembrador? John Grassmick nos dice que el sembrador no es identificado, pero el contexto indica que el sembrador representa a Jesús ( San Marcos 4:3 ) y a todos los que siembran y proclaman la Palabra de Dios ( San Marcos 4:26-27 ), que es la semilla.2 Es importante subrayar que el trabajo del sembrador es sembrar la semilla, Dios es el que da el crecimiento tal como lo explica San Marcos 4:26-27 y 1 Corintios 3:6-7. De la misma manera es importante sembrar en todo lugar ya que no conocemos en donde Dios producirá crecimiento.

La buena tierra y el ciclo de vida del cristiano

La buena tierra son los corazones de las personas en donde la Palabra de Dios es sembrada, recibida, retenida, produce crecimiento y fruto. Mucho fruto. El ciclo de vida del cristiano es el producto del trabajo de Dios en la vida de una persona. La cual al ser moldeada por Dios para servidumbre pasa a ser transformada inexplicablemente, San Marcos 4:27. Este crecimiento es un proceso que toma tiempo, no sucede de un día para otro. A veces cometemos el error de asociarnos con el sembrador antes de asociarnos con la tierra. Antes de ser sembradores, somos tierra. Pero, ¿Qué clase de tierra? A continuación presentamos lo que Jesús espera del creyente de acuerdo a la parábola del sembrador:

  • Son de corazón bueno y recto. San Lucas 8:15
  • Oyen y reciben la Palabra. San Marcos 4:20
  • Nacen de nuevo. San Lucas 8:8
  • Oyen y entienden la Palabra. San Mateo 13:23
  • Retienen la Palabra. San Lucas 8:15
  • Brotan y crecen. San Marcos 4:8
  • Dan fruto con perseverancia. San Lucas 8:15
  • Producen fruto a treinta, sesenta, y al ciento por uno. San Mateo 13:23, San Marcos 4:8, San Marcos 4:20

Un mensaje para mi vida hoy

No todos nosotros hemos alcanzado lo que nuestro Señor espera de nosotros en esta vida. La parábola del sembrador es una guía para auto-examinarnos y darnos cuenta si vamos por el camino correcto. Sin embargo, debemos perseverar en el camino Filipenses 3:13-14. El ciclo del cristiano se puede sumarizar en tres pasos: Nacer, crecer, producir fruto. Los cristianos estamos familiarizados con el nacer de nuevo y producir fruto, pero a veces pensamos que crecer significa saber más de la Biblia. Recuerda, crecer no solo significa saber más de Dios y de la Biblia, crecer significa vivir más conforme a la voluntad de Dios.

Bibliografia

1Knowles, A. (2001). The Bible guide (1st Augsburg Books ed.) (451). Minneapolis, MN: Augsburg.
2Grassmick, J., Walvoord, J. F., Zuck, R. B., & Dallas Theological Seminary. (1985). The Bible Knowledge Commentary: An Exposition of the Scriptures (Mk 4:11-12). Wheaton, IL: Victor Books.